Yo también salvé a la banca alemana

“El objetivo de los recortes en España es salvar a la banca alemana”. Así, tal cual, lo soltó el señor Martin Wolf, editor del Financial Times, hace un mes escaso. Vamos, que si aún quedaba algún españolito de buena fe (se rumorea que un par de ciudadanos de un pueblo de Teruel y un grupo de jóvenes vistos por última vez en un concierto Michel Teló) que se estuviese tragando el cuento ese con el que pretenden sacar a España, no del agujero, sino del socavón en que se halla inmersa. Y esperaba, ilusamente, que las cosas mejorasen a medio plazo. Sepan que pueden incluir en su currículum “yo también salvé a la banca alemana”, hacer las maletas y pirarse del país en Ryanair, que siempre es más barato, y aunque tengas retraso asegurado, pues tampoco hay prisa.

Nuestro presidente, un señor que idiomas no sabe, pero tiene la facultad de ser el único español capaz de  pronunciar Bershka correctamente, aprovó un maravilloso plan de (desbar)ajuste en el que los ciudadanos españoles debíamos:

1. Apretarnos el cinturón (sí, ese que se nos llegó hasta a desbocar cuando vivimos por encima de nuestras posibilidades, ya saben, cuando teníamos tres pisos, dos coches y nos íbamos de vacaciones dos veces al año a Isla Margarita).

2. Currar como si no hubiera mañana por menos pasta (léase: cultura del esfuerzo, por sr. monguer Roig de Mercadona).

3. Reducir el sueldo a los funcionarios (ese gremio de casposos millonarios que están implicados en trabajos tan deshonestos como la educación, la sanidad, la justicia o, cosas peores, como repartir cartas o cuidar nuestros bosques y jardines).

4. Dejar sin derecho a la sanidad a los inmigrantes que no han podido renovar su permiso de trabajo, como si el hecho de haber cotizado durante años en este país cuando no había manera de mantener las pensiones, les diera ahora derecho a ponerse enfermos. Habráse visto insolencia y alevosía.

5. Reducir la prestación de desempleo y eliminar el derecho a la paga de 400 euros a aquellos ciudadanos que ya no tienen ningún ingreso. A ver si así se animan un poco, que están en la fiesta de la democracia, ¡joder!, y porque en el fondo, seamos realistas, todos sabemos que lo que no quieren es trabajar. (Mira, en eso se parecen a los funcionarios, pensó en aquel momento Rajoy).

6. ¡Mierda! ¿Ya voy por el sexto punto? Pues miren,  aquí lo tengo que dejar. Resulta que mi médico me ha prescrito no hablar de un tirón sobre más de 5 medidas que apruebe Rajoy, en primer lugar porque el buen señor vela ejemplarmente por mi salud, sobretodo mental, que es la que más problemas le da últimamente, y en segundo lugar porque participa en un estudio que está a punto de demostrar que hablar durante más de media hora diaria sobre política nacional produce terrorismo.

Pues aquí les dejo el verdadero objetivo de este artículo, compartir este esclarecedor artículo sobre el por qué de los recortes del señor Vicenç Navarro.

Ah! Y a pesar de todo, sean felices por encima de sus posibilidades, por favor.

http://www.attacmadrid.org/?p=7314

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s